Vacuna antimeningocócica B: la única manera de prevenir esta enfermedad

Publicado recientemente en Anales de Pediatría y Revista de Pediatría de Atención Primaria. Artículo completo en: 

http://www.pap.es/FrontOffice/PAP/front/Articulos/Articulo/_IXus5l_LjPpSLgsDZd34EJ5ML6m85r0J

Introducción: la enfermedad meningocócica es una infección grave causada por Neisseria meningitidis, cuyo serogrupo predominante actualmente es el B, para el que ha sido complejo crear vacunas efectivas y, por tanto, difícil modificar o reducir su morbimortalidad. El objetivo de este trabajo ha sido revisar los datos existentes sobre la nueva vacuna 4 CMenB y sus posibles aportaciones en la prevención de esta infección.

Métodos: se realizó una búsqueda de autor dirigida por 12 especialistas relacionados con la Pediatría, Vacunología y Salud Pública, que priorizó 74 publicaciones, para preparar un documento de revisión sobre la vacuna. El documento se trabajó en una reunión presencial y se validó posteriormente mediante correo electrónico.

Resultados: la vacuna 4 CMenB, basada en cuatro componentes (NadA, fHbp, NHBA y OMVnz), se ha diseñado mediante Vacunología inversa. El Meningococcal Antigen Typing System muestra una potencial cobertura del 70-80% de las cepas circulantes en Europa. Los ensayos clínicos demuestran que la vacuna es inmunógena y segura en lactantes, niños, adolescentes y adultos, e induce memoria inmunológica. La incidencia de fiebre es similar a la de las vacunas sistémicas si se administra sola, pero resulta mayor cuando se coadministra con ellas, aunque el patrón de fiebre es predecible y autolimitado. Es compatible con la mayoría de las vacunas incluidas en el calendario sistemático español, pudiendo administrarse simultáneamente con las vacunas hexavalente y pentavalente actualmente disponibles, así como con la vacuna antineumocócica conjugada heptavalente. Aún no hay datos disponibles respecto al uso concomitante con la vacuna antimeningocócica C y las vacunas antineumocócicas de amplio espectro.

Conclusiones: la vacuna 4 CMenB, por el momento, es la única estrategia disponible para prevenir la enfermedad meningocócica por el serogrupo B.

Si va a viajar al mundial de Brasil no olvide sus vacunas!

La Sociedad Española de Medicina Tropical y Salud Internacional (SEMTSI), colaborador de la Real Federación Española de Fútbol y asesor de la selección española en viajes, ha emitido sus recomendaciones para los viajeros que tengan pensado viajar a Brasil durante el mundial de fútbol que comenzará el próximo día 14 de junio.

Estas recomendaciones están divididas en dos bloques: uno dirigido a los profesionales sanitarios como información médica y otro dirigido directamente a los viajeros.

Consulte las recomendaciones en: http://www.semtsi.es/noticias/recomendaciones-sanitarias-para-viajeros-y-profesionales-al-mundial-de-futbol-de-brasil-2014#.U4SnUq1_tX

Mundial de Fútbol Brasil 2014

Semana Mundial de la Inmunización: 24 a 30 de abril de 2014

Semana Mundial de la Inmunización: 24 a 30 de abril de 2014
Erradicación del sarampión en las Américas. Dr. Francisco Giménez Sánchez
Erradicación del sarampión en las Américas. Dr. Francisco Giménez Sánchez

La Semana Mundial de la Inmunización —que se celebra la última semana de abril (24-30)— tiene por objeto promover uno de los instrumentos más potentes con que cuenta la humanidad en relación con la salud: la utilización de vacunas para proteger a las personas de cualquier edad contra las enfermedades.

Se reconoce ampliamente que la inmunización es una de las intervenciones sanitarias más exitosas y costoefectivas jamás efectuadas. Previene entre dos y tres millones de defunciones por año y ahora protege a los niños no solo contra las enfermedades para las cuales hace muchos años que se dispone de vacunas, como la difteria, el tétanos, la poliomielitis y el sarampión, sino también contra enfermedades como la neumonía y la diarrea por rotavirus, dos de las causas más importantes de muerte de menores de cinco años. Además, ahora es posible proteger a los adolescentes y los adultos contra enfermedades que ponen en peligro la vida, como la gripe, la meningitis y ciertos cánceres (del cuello uterino y del hígado), gracias a nuevas y perfeccionadas vacunas.

Pese a este éxito, todavía no conseguimos llegar a uno de cada cinco niños. En 2012, se estimaba que 22,6 millones de lactantes quedaban al margen de los servicios de inmunización sistemática. Más de la mitad de estos niños viven en solo tres países: la India, Indonesia y Nigeria. El suministro inadecuado de vacunas, la falta de acceso a los profesionales sanitarios y un apoyo político y financiero insuficiente explican por qué una gran proporción de personas comienzan pero no terminan los procesos de inmunización establecidos por los países. Por otro lado, la falta de conocimiento acerca la vacunación es una de las razones principales por las que los adultos eligen conscientemente no ser vacunados o no vacunar a sus hijos.

Más información en: http://www.who.int/campaigns/immunization-week/2014/event/es/

En el Reino Unido se incluye la vacuna frente a meningitis B dentro del programa nacional de inmunizaciones

El 21/3/14 la compañía farmacéutica Novartis anunció que el Comité de Vacunación e inmunización del Reino Unido (JCVI) ha recomendado la inclusión de la vacuna Bexsero (vacuna recombinante frente a meningococo B) en el programa nacional de inmunizaciones. De acuerdo con esta recomendación, la vacuna se admiinistrará a partir de los 2 meses de edad.

MÁS INFORMACIÓN EN: https://www.gov.uk/government/publications/meningococcal-b-vaccine-jcvi-position-statement

Vacunación en el personal sanitario

Artículo en PDF

 

 

El personal sanitario tiene un riesgo potencial de contraer y transmitir enfermedades infecciosas en virtud de su contacto potencial con materiales contaminados y con pacientes transmisores de la enfermedad. Los objetivos de los programas de vacunación en el personal sanitario deben estar orientados a:

  • Mejorar la protección de los trabajadores frente a los riesgos de infecciones transmitidas por los pacientes y que puedan ser prevenidas con vacunas.
  • Evitar que los trabajadores sean fuente de infección para los pacientes a los que atienden, para otros trabajadores del centro o incluso para la comunidad.
  • Salvaguardar la salud del trabajador que presente situaciones de inmunosupresión o enfermedades crónicas de base y que, por tanto, tenga un riesgo superior de contagio o de complicaciones derivadas de la adquisición de ciertas enfermedades infecciosas en su lugar de trabajo.

En nuestro medio la vacunación en el ámbito laboral esta regulada por el REAL DECRETO 664/1997, de 12 de mayo, la Ley 31/1995 de Prevención de Riesgos Laborales (LPRL), modificada por la Ley 54/2003, de 12 de diciembre. En dicho texto se reconoce que la vacunación de los trabajadores en la propia empresa tiene una justificación económica y sociosanitaria, basándose principalmente en las orientaciones que marcan las actuales políticas en materia de Salud Laboral y Prevención de Riesgos Laborales en el lugar del trabajo. Para facilitar la prevención de determinadas enfermedades a las que pueden estar expuestos los trabajadores se deben organizar programas de vacunación.

Así, el personal sanitario como resultado del contacto con adultos susceptibles a la tosferina pueden transmitir la infección a niños que aún no han sido inmunizados correctamente. Algunos estudios han cuantificado este hecho y han documentado que el 8.5-23% de los trabajadores sanitarios han sido infectados por B. pertussis en el transcurso de su trabajo, sirviendo de vehículo de transmisión para contactos susceptibles. En 2006 el ACIP recomendaba que todos los trabajadores sanitarios entre 19 y 64 años debieran recibir una sola dosis de Tdpa para reducir el riesgo de transmisión de tosferina en las Instituciones Sanitarias. En 2010, se vuelve insistir en la recomendación de administrar una dosis de Tdpa a todos los trabajadores sanitarios independientemente de la edad. Esta estrategia de vacunación del personal sanitario se ha demostrado que es coste-efectiva (1). Lu, PJ (1) con los datos del National Health Interview Sur-vey (NHIS) del año 2011 analizan la vacunación del personal sanitario con Tdpa. De una población de 25823 adultos, el 9.3% era personal sanitario. La cobertura vacunal entre el personal sanitario fue del 26.1%, significativamente mayor que entre el personal no sanitario (11.1%).

El personal sanitario vacunado frente a tosferina se protege a si mismo, a sus pacientes y a su familia. Diversos factores se han asociado con la cobertura vacunal frente a Tdpa, la edad, el estado civil, el sexo o la vacunación el año previo frente a gripe son factores que se han relacionado con la cobertura vacunal para Tdpa. Haber recibido la vacuna de la gripe el año previo puede indicar una mayor sensibilización frente al problema y una aceptación de los métodos de prevención para atajarlo.

Un estudio Australiano (2) que utiliza métodos cualitativos explora la opinión de los trabajadores sanitarios sobre la vacunación y en particular sobre la vacunación para gripe. Mayoritariamente los trabajadores sanitarios opinaron que la vacunación frente a gripe debe realizarse en los Centros Sanitarios donde trabajan. Opinan que se deben continuar realizando estrategias de promoción, aunque destacan la necesidad mejorar las estrategias educativas y los mecanismos de distribución de la vacuna.

 REFERENCIAS

  (1)   Lu Pj, Graitcer SB, OGÇÖHalloran A, Liang JL. Tetanus, diphtheria and acellular pertussis (Tdap) vaccination among healthcare personnelGÇöUnited States, 2011. Vaccine(0).

 (2)   Lim YC, Seale H. Examining the views of key stakeholders regarding the provision of occupational influenza vaccination for healthcare workers in Australia. Vaccine(0).

Revisión del programa de vacunación frente a enfermedad meningocócica por serogrupo C

Desde la introducción rutinaria de la vacunación antimeningocócica C en el año, se han alcanzado unas altas coberturas de vacunación en todas las Comunidades Autónomas, con una cobertura a nivel nacional alrededor del 97% en los últimos años. En los últimos años algunas de las vacunas comercializadas frente a meningitis C modificaron su ficha técnica recomendando una pauta de vacunación de dos dosis, a los 2 y 4 meses de edad en la primovacunación, pauta que fue implantada en alguna CCAA.

La tasa de incidencia para el serogrupo C descendió de 0,58/100.000 y 235 casos en 2001-2002 a 0,15/100.000 y 67 casos en 2010-2011. Esta última temporada se interrumpió la tendencia descendente en el número de casos declarado por serogrupo C debido al incremento de casos notificados en Andalucía que fue de 42 de los 67 casos (63%) totales declarados. El mayor incremento se observó en los niños de 10 a 14 años y en adultos de 35 a 44 años. En la temporada 2010-2011 se ha observado un importante aumento en la letalidad en todos los grupos de edad con excepción de los menores de cinco años.

En la actualidad para las tres vacunas comercializadas en nuestro país: Meningitec®, Menjugate® y Neis Vac-C® se establece la siguiente posología:

  • ? Inmunización primaria:
    • Niños desde los 2 meses a los 12 meses de vida, dos dosis, de 0,5ml cada una, administradas con un intervalo mínimo de dos meses.
    • Niños de un año o mayores, una sola dosis de 0,5ml.
  • Dosis de recuerdo: Se recomienda la administración de una dosis después de completar la serie primaria de inmunización en los niños. El momento de administración de esta dosis deberá seguir las recomendaciones oficiales. No se ha establecido la necesidad de una dosis de recuerdo en los sujetos vacunados con una sola dosis, cuando la vacuna se ha administrado en sujetos ?12 meses.

El pleno del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud (CISNS), reunido el 18 de marzo de 2010, estableció una serie de acuerdos con la finalidad de garantizar la sostenibilidad y la cohesión del Sistema Nacional de Salud en el marco del Pacto por la Sanidad. Entre los acuerdos que se prevé adoptar a corto plazo figuraba la aprobación de un nuevo calendario único de vacunación para España. En su reunión del 29 de febrero de 2012, el CISNS aprobó un calendario en el que se mostraba la convergencia de algunas de las bandas del calendario sistemático de vacunación infantil. Uno de estos programas a evaluar es el programa de vacunación frente a enfermedad meningocócica por serogrupo C.

Un estudio prospectivo realizado en Canadá y publicado recientemente (1), ha investigado la respuesta de anticuerpos SBAr?1:8 en niños sanos vacunados con MenCC-TT utilizando tres esquemas diferentes, cada uno en una región canadiense: 1 dosis a los 12 meses de edad en Nueva Escocia, 2 dosis a los 2 y 12 meses de edad en British Columbia, y 3 dosis a los 2, 4 y 12 meses de edad en Alberta. Se observó que antes de la vacunación a los 12 meses de edad, el título de anticuerpos bactericidas protectores era significativamente diferente entre los grupos. El porcentaje de niños con título SBAr?1:8 era del 100% (CI95% 97,6-100%), el 84% (CI95% 76,7-89,3%) y el 27,6% (CI95% 21,0-35,4%) en los niños que habían recibido 2 dosis, 1 dosis y ninguna dosis, respectivamente. Todos los participantes estuvieron protegidos tras la vacunación a los 12 meses de edad, pero los títulos de anticuerpos eran más elevados en los niños primovacunados con anterioridad. Los autores concluyen que la administración de una sola dosis en niños menores de 12 meses seguida de una dosis de recuerdo a los 12 meses de edad con MenCC-TT es protectora y puede ser una opción viable para la sustitución de la pauta de 3 dosis en zonas con alta incidencia de enfermedad por meningococo de serogrupo C.

Teniendo en cuenta la pérdida de la protección serológica (título de anticuerpos SBAr?1:8) que se produce en niños vacunados por calendario (menores de 2 años de edad), el control sostenido de la enfermedad meningocócica invasora por serogrupo C en Inglaterra y Gales se explica por las campañas de catch-up realizadas en el momento de introducir la vacuna en el calendario.

Una de las conclusiones a las que llega el grupo de trabajo MENCC 2012 en su “Revisión del programa de vacunación frente a enfermedad meningocócica por serogrupo C”, es que en España no tenemos elementos suficientes para sacar conclusiones sobre si se ha generado inmunidad comunitaria suficiente para impedir la transmisión del microorganismo, debido a que la realización de campañas de catch-up ha sido heterogénea en las diferentes CCAA y no se tiene información de seroprevalencia frente a meningococo C, a excepción de la información incluida en el apartado 5 de dicho documento y referida al País Vasco, ni de estudios de portadores.

En el entorno de la Unión Europea se utilizan actualmente tres estrategias de vacunación:

  • Vacunación en el primer año de vida. Se comenzó vacunando con 3 dosis, cambiando con posterioridad a 2 dosis más un refuerzo en el segundo año de vida (2+1): Reino Unido, Irlanda, España, Andorra, Grecia.
  • Vacunación en el segundo año de vida (0+1): Administración de una dosis única segundo año de vida: Bélgica, Chipre, Francia, Holanda, Alemania, Luxemburgo, Mónaco, Italia, Portugal.
  • Administración de una dosis en la adolescencia (0+1+1): algunos países, además de vacunar a niños mayores de 12 meses, administran una dosis de refuerzo en la adolescencia: Austria y Suiza.

En general, uno de los aspectos que resalta el citado informe es que en los países con tasas de incidencia más elevadas en la edad infantil introdujeron la vacunación en el primer año de vida, mientras que países con tasas de incidencia más bajas introdujeron la vacunación en niños mayores de 12 meses de edad y más tarde en el tiempo, algunos de ellos por razones económicas además de epidemiológicas y programáticas. El cambio de esquema en los países que vacunaban en el primer año de vida (de 3 dosis a pauta 2+1) se produjo como consecuencia de estudios de vigilancia postvacunación realizados fundamentalmente en el Reino Unido y corroborados en otros países, que mostraban que aunque las vacunas generaban memoria inmunológica, la respuesta secundaria producida tras una infección en un niño vacunado no se producía con la suficiente rapidez en el tiempo como para evitar las consecuencias graves de la enfermedad. Por esta razón, se notificaban fallos vacunales más frecuentemente en niños vacunados a menor edad como consecuencia de la pérdida de los anticuerpos circulantes.

Otras conclusiones destacables son:

1. La evidencia disponible muestra que la persistencia de anticuerpos y la inmunidad comunitaria son la clave para el control de la enfermedad meningocócica a largo plazo. La primovacunación en la infancia proporciona protección frente a la enfermedad, pero de corta duración. La vacunación de refuerzo durante el segundo año de vida confiere una respuesta secundaria más duradera. Sin embargo, la duración de la inmunidad es menor cuanto más temprana es la edad de administración, de manera que la vacunación en personas por encima de los 10 años de edad proporciona una respuesta inmunológica mayor y mucho más persistente, contribuyendo a mantener una inmunidad comunitaria por interrupción de la transmisión.

2. En este momento, las vacunas MenCC presentan una posología en su ficha técnica que no sería compatible con la utilización de una sola dosis como primovacunación. La literatura científica disponible muestra evidencias de una buena respuesta inmune protectora tras primovacunación con una sola dosis seguida de una dosis de refuerzo a los 12 meses, observándose diferencias en la respuesta inmune alcanzada según la vacuna utilizada. En este sentido, se observan mayores títulos de anticuerpos protectores con vacuna conjugada con toxoide tetánico, sobre todo cuando la primovacunación se ha producido con la misma vacuna.

REFERENCIAS

 1.  J. A. Bettinger, D. W. Scheifele, S. A. Halperin, J. D. Kellner, O. G. Vanderkooi, A. Schryvers, Serres G. De, and J. Alcantara. Evaluation of meningococcal serogroup C conjugate vaccine programs in Canadian children: interim analysis. Vaccine 2012; 30 (27):4023-4027.

2. Grupo de trabajo de enfermedad meningocócica. Situación actual de la enfermedad meningocócica en España. Modificación de la Pauta de vacunación frente a meningococo C., Madrid:2005.

3. Grupo de trabajo MenCC 2012.Ponencia de Programa y Registro de Vacunaciones. Revisión del programa de vacunación frente a enfermedad meningocócica por serogrupo C , Madrid:2013.

Las nuevas vacunas frente al paludismo podrían tener un 75% de eficacia en áreas endémicas

“Las nuevas vacunas frente al paludismo podrían tener un 75% de eficacia en áreas endémicas”  Esta es la opinión de Jean-Marie Okwo Bele, Director of WHO’s Department of Immunization, Vaccines and Biologicals, que se publica en la página de OMS (http://www.who.int/mediacentre/news/notes/2013/malaria-vaccines-20131114/en/index.html#) con fecha 13 de Noviembre.

La realidad que los datos mas recientes publicados por este Organismo es que el paludismo origina 660.000 fallecimientos al año y 219 millones de afectados cada año. Las medidas profilácticas recomendadas por la OMS se han asociado con una disminución del 26% en los casos de paludismo en la última década, que duda cabe que poder complementar estas medidas con el desarrollo de una vacuna efectiva seria decisivo en la lucha contra esta enfermedad.  Los resultados finales de los ensayos en fase III con la vacuna RTS, S/AS01, estarán disponibles en 2015 y en función de estos resultados las Agencias reguladoras podrían realizar la precalificación de esta primera vacuna frente al paludismo.

Efectividad de la vacuna neumocócica 13 valente frente a los serotipos 19A y 7F

Artículo en PDF

 

La vacuna 7-valente frente a neumococo demostró ser altamente eficaz en la prevención de la enfermedad neumocócica invasiva por los serotipos incluidos en la vacuna. Sin embargo, algún tiempo después de la utilización generalizada de la vacuna 7-valente se pudo observar el aumento de casos de enfermedad neumocócica invasiva por serotipos no vacunales, hecho que fue explicado por algunos autores por el reeemplazo epidemiológico de los serotipos no vacunales. Con posterioridad, con la comercialización de vacunas 10 y 13 valentes, que amplían el número de serotipos a los serotipos mas prevalentes no incluidos en la anterior vacuna 7-valente, se ha pretendido der cobertura y disminuir el número de casos de enfermedad neumocócica invasiva por estos serotipos. La eficacia de la vacuna 7-valente se estableció precomercialización mediante el desarrollo de múltiples ensayos clínicos; sin embargo, en las vacunas 10 y 13 valentes la licencia de comercialización se obtuvo únicamente con datos inmunológicos, tras comprobar que los niveles de anticuerpos generados para cada uno de los serotipos se situaban por encima del límite que se consideraba protector. Los análisis previos sugerían que el límite de 0.35 mcg/L de anticuerpos frente al polisacárido de neumococo, medidos por ELISA y generados tras inmunización se consideraba suficiente para garantizar protección. Sin embargo, estos cálculos no permitían inferir que ocurriría con la inmunidad cruzada que se había detectado entre los anticuerpos frente al serotipo 19F con el serotipo 19A. La vacuna 13 valente fue introducida en Reino Unido en Abril de 2010, reemplazando a la anterior 7 valente, con un régimen de inmnización a los 2, 4 y 13 meses. E. Miller y cols. (1), evalúan el impacto del programa de vacunación con vacuna 13-valente tras 15 meses de implantación. En la cohorte de estudio no se identificaron casos debidos al serotipo 6C. La eficacia vacunal para las 2 primeras dosis fue del 78% (CI 95%: 18-96%). La eficacia vacunal para una única dosis en el segundo año de vida fue del 73% (CI 95%: 29-90%). Este estudio demuestra que una dosis de vacuna 13 valente en el segundo año de vida confiere inmunidad suficiente frente a los nuevos serotipos vacunales en aquellos niños vacunados con la vacuna 7 valente en el primer año de vida. Además demuestra que la vacuna 13 valente confiere buena protección frente a los serotipos 19A y 7F. Referente a la inmunidad frente al serotipo 1, causante de forma frecuente de enfermedad neumocócica invasiva, debido al pequeño número de casos de enfermedad neumocócica invasiva registrados debidos al serotipo 1, no se pueden extraer resultados concluyentes.

REFERENCIAS

 (1)   Miller E, Andrews NJ, Waight PA, Slack MP, George RC. Effectiveness of the new serotypes in the 13-valent pneumococcal conjugate vaccine. Vaccine 2011 Nov 15;29(49):9127-31.

Virus Respiratorio Sincitial: ¿Qué hay de nuevo?

Artículo en PDF

 

El virus respiratorio sincitial (VRS) es un virus que pertenece a la familia paramixoviridae y subfamilia pneumovirus. Es un virus RNA de cadena única con envoltura con un tamaño de la cápside de 150-200 nm de diámetro. El VRS contiene  10 genes que codifican 11 proteínas. Las proteínas NS1 y NS2 inhiben la actividad del IFN-1. La proteína N participa en la formación de la nucleocápside del virus, la proteína M participa en la matriz que interviene en el ensamblaje del virus. La proteína G es una proteína glicosilada de superficie que funciona como proteína de anclaje celular. La proteína F es otra proteína relacionada con la fusión con la membrana celular. La proteína F es antigénicamente constante para los tipos A y B de VRS, generando una respuesta de anticuerpos neutralizantes. El contacto temprano con el VRS deja inmunidad parcial, por lo que las reinfecciones son frecuentes.

El VRS es la causa mas frecuente de infección respiratoria de vías bajas en lactantes. Recientes estudios sugieren que el VRS es responsable de 33.8 millones de infecciones de vías bajas cada año en niños con menos de 5 años; de ellos al menos 3.4 millones requieren ingreso hospitalario, estimándose los fallecimientos en 66.000-199.000 al año.

El palivizumab es un anticuerpo monoclonal dirigido frente a la proteína F del VRS que se comenzó a utilizar en 1998. Por su parte el motavizumb es un anticuerpo neutralizante derivado del palivizumab y que en los ensayos preclínicos muestra mayor actividad neutralizante que el palivizumab, aunque con mayor reactividad cutánea, que en el momento actual todavía no cuenta con la autorización de la FDA (1).

Entre los enfoques más novedosos en el tratamiento de la infección por VRS, figura la utilización de moléculas inhibidoras del RNA viral (saRNA), que ha sido desarrollado para uso clínico con el nombre de ALN-RSV01. Los primeros estudios in vivo e in vitro demuestran excelente actividad frente a VRS con un buen perfil de seguridad.

El desarrollo de una vacuna segura y efectiva para el VRS ha ocupado décadas de investigación y en el momento actual parece mas próxima. La primera vacuna elaborada con virus inactivados con formol originó una exacerbación de los síntomas de la enfermedad e incremento de las tasas de hospitalización entre niños vacunados. Recientemente se ha desarrollado una vacuna para uso intranasal que contiene la proteína de fusión F de VRS unida a BLPs (SynGEM), como ya ha sido comentado la proteína F es relativamente estable entre los diferentes serotipos de VRS (2).

 

REFERENCIAS

   (1)   Rodriguez R, Ramilo O. Respiratory syncytial virus: How, why and what to do. J Infect 2013 Oct 27.

  (2)   Van Braeckel-Budimir N, Haijema BJ, Leenhouts K. Bacterium-like particles for efficient immune stimulation of existing vaccines and new subunit vaccines in mucosal applications. Front Immunol 2013;4:282.

Vacunación antipertusis en la gestante

Artículo en PDF

 

El concepto de inmunidad materna ha sido establecido hace ya bastante tiempo por diversos autores (1), sin embargo el interés por este tema ha sido renovado recientemente tras proponerse que algunas enfermedades inmunoprevenibles podrían evitarse en los lactantes de corta edad, mediante estrategias de vacunación en las gestantes (2). Es sabido que durante los primeros meses los lactantes pueden estar parcialmente protegidos frente a enfermedades inmunoprevenibles a través de las inmunoglobulinas transferidas desde la madre al feto. Ahora bien, los niveles de inmunoglobulinas específicas frente a determinadas enfermedades inmunoprevenibles, son habitualmente subóptimos para proporcionar una protección adecuada en la infancia. Este principio ha demostrado su utilidad con los programas de vacunación maternal frente al tétanos, implantado en muchos países del mundo. La transferencia placentaria de inmunoglobulinas desde la madre al feto está restringida a la IgG y confiere en el recién nacido una inmunidad pasiva de corta duración, la IgA contenida en el calostro y leche materna complementan la inmunidad transferida por vía placentaria al recién nacido. Durante el tercer trimestre de gestación se produce una captación activa de IgG por las células del sincitiotrofoblasto mediante endocitosis, la IgG se une al receptor Fc neonatal en un entorno ácido del endosoma; posteriormente la IgG se libera en la cara fetal del sincitiotrofoblasto cuando se expone a pH fisiológicos, y desde ahí pasa a la circulación fetal. La transferencia de IgG transplacentaria se afecta por gran número de factores que vale la pena considerar y que se exponen a continuación. El inicio de transferencia de IgG se ha podido establecer en la semana 13; sin embargo, la mayoría de IgG se transfiere en las últimas 4 semanas de gestación mediante un proceso de transferencia activo, resultando concentraciones de IgG en el feto mayores que las concentraciones maternas. Esta circunstancia se ha demostrado en la inmunidad frente a tétanos, difteria y tosferina, demostrándose que mediante la vacunación materna se conseguían títulos de anticuerpos neonatales más altos y más duraderos. La concentración de IgG fetal se correlaciona positivamente con los niveles de IgG maternos, no obstante existe un efecto de saturación del receptor, cuando el receptor Fc neonatal del sincitiotrofoblasto se ve saturado por la IgG materna, la IgG captada por el sincitiotrofoblasto es digerida por las enzimas lisosómicas del endosoma. De los 4 subtipos de Igs, la IgG1 es la transferida transplacentariamente de forma mas activa, seguida de la IgG4, la IgG3 y por último la IgG2. Vacunas como la antitetánica, que inducen una respuesta inmunitaria predominantemente de tipo IgG1 e IgG3, son transferidas de forma mas eficiente que las Igs producidas en respuesta a las vacunas de polisacáridos de la cápsula de las bacterias, que son de tipo IgG2. Determinadas infecciones maternas como la malaria o el HIV bloquean la transferencia transplacentaria activa de Igs, se ha postulado como mecanismo de acción en el caso del HIV, un bloqueo del receptor Fc neonatal del sincitiotrofoblasto.

Un aspecto frecuentemente debatido, y que se ha utilizado para cuestionar la vacunación de la gestante, es que altos niveles de Igs maternas podrían inhibir la respuesta en el lactante a algunas vacunas. Se han propuesto diversos mecanismos que vendrían a explicar este efecto inhibitorio de los anticuerpos maternos pasivamente transferidos sobre los antígenos vacunales, y que fuerzan su eliminación mediante fagocitosis y enmascaramiento de los epitopos de los linfocitos B. Si bien es cierto que esta circunstancia puede obligar al uso de un booster para conseguir respuestas inmunitarias adecuadas en el primer año de vida, no debe ser una razón para disminuir la vacunación de las gestantes, ya que con ello se disminuye la enfermedad y la mortalidad en un periodo en el que el lactante es altamente vulnerable (3).

Otro aspecto frecuentemente debatido es la seguridad de la vacunación de la gestante. Las vacunas vivas atenuadas se contraindican inmediatamente antes o durante la gestación. Sin embargo, no faltan referencias en la literatura de gestantes que fueron vacunadas de forma inadvertida de rubeola, sarampión, varicela o fiebre amarilla, sin que se produjesen consecuencias en el feto (4). Los toxoides (difteria y tétanos) han sido muy estudiados y en la actualidad se consideran seguros durante el embarazo. Otros estudios que consideran la combinación de toxoides tetánico y diftérico conjuntamente con tosferina acelular, tampoco han encontrado efectos adversos para el feto. La pandemia de gripe de 2009, renovó el interés sobre la seguridad de la vacuna antigripal durante la gestación, esos estudios realizados hasta la fecha no han demostrado efectos adversos de la vacuna antigripal durante la gestación. Muchos autores (4), coinciden con la afirmación de que el riesgo en la vacunación durante la gestación es más teórico que real.

En los últimos años se han venido comunicando en diversos países un aumento progresivo del número de casos de tosferina, con un aumento de las formas graves en los 3 primeros meses de vida. Como respuesta a esta circunstancia en septiembre de 2012 el Departamento de Salud del Reino Unido emitió un comunicado donde se recomendaba la vacunación de la gestante frente a tosferina durante el tercer trimestre de gestación. Desde el 2005 el Advisory Committee on Immunization Practices (ACIP) recomienda la vacunación frente a difteria, tétanos y tosferina de todas las gestantes no vacunadas. Desde Junio de 2011, el ACIP concreta las recomendaciones de vacunación para tosferina a todas las gestaciones entre las semanas 26 a 37, independientemente de que hayan sido vacunadas en la anterior gestación. Dos ensayos clínicos (5), sobre seguridad e inmunigenicidad de la vacunación frente a tosferina en la gestación han evaluado el impacto sobre la respuesta inmunitaria de la vacunación infantil a los 2, 4 y 6 meses. Parece demostrado en el momento actual que altos niveles de anticuerpos frente a tosferina transferidos transplacentariamente confieren protección en el lactante en las primeras semanas de vida. Aunque los niveles subrogados de protección para tosferina en el lactante no han  sido completamente definidos, y en tanto puedan concretarse estos niveles, parece obvio que niveles altos de anticuerpos confieran mejor protección que niveles mas bajos.

A modo de conclusión, a la luz de los documentos revisados podemos afirmar:

  1. 1.      Que la vacunación maternal es una estrategia efectiva para prevenir la infección neonatal.
  2. 2.      Las vacunas frente a tétanos, tosferina y gripe se utilizan de forma regular en la actualidad durante la gestación.
  3. 3.      Existen otras vacunas que podrían ser utilizadas igualmente durante la gestación y disminuir de esta forma la morbilidad materna y neonatal.
  4. 4.      La revisión periódica de las recomendaciones de vacunación durante la gestación deben actualizarse periódicamente y se deben diseñar estrategias para difundir estas recomendaciones y eliminar las reticiencias para el uso de vacunas durante la gestación.

REFERENCIAS

  (1)   Saji F, Samejima Y, Kamiura S, Koyama M. Dynamics of immunoglobulins at the feto-maternal interface. Rev Reprod 1999 May;4(2):81-9.

  (2)   Palmeira P, Quinello C, Silveira-Lessa AL, Zago CA, Carneiro-Sampaio M. IgG placental transfer in healthy and pathological pregnancies. Clin Dev Immunol 2012;2012:985646.

  (3)   Lindsey B, Kampmann B, Jones C. Maternal immunization as a strategy to decrease susceptibility to infection in newborn infants. Curr Opin Infect Dis 2013 Jun;26(3):248-53.

  (4)   Schatz M, Chambers CD, Jones KL, Louik C, Mitchell AA. Safety of influenza immunizations and treatment during pregnancy: the Vaccines and Medications in Pregnancy Surveillance System. Am J Obstet Gynecol 2011 Jun;204(6 Suppl 1):S64-S68.

  (5)   Halperin SA, Mills E, Barreto L, Pim C, Eastwood BJ. Acellular pertussis vaccine as a booster dose for seventeen- to nineteen-month-old children immunized with either whole cell or acellular pertussis vaccine at two, four and six months of age. Pediatr Infect Dis J 1995 Sep;14(9):792-7.

Vacunación antigripal adyuvada con ASO3 y narcolepsia

Artículo en PDF

 

“La preocupación por la inmunopatología en seres humanos resultante de la respuesta de las células T a nucleoproteínas y otros antígenos virales, puede limitarse sólo a algunos virus pandémicos, existen pruebas que hacen sospechar que esta respuesta inmunopatológica durante las pandemias de gripe de 1918 y 2009, mas que proteger frente a la infección aumentaron la severidad de la enfermedad” (1)

Tras la infección con el virus de la gripe, la sintomatología mas florida se evidencia en 48 horas. En este periodo el sistema inmunológico debe desarrollar dos tipos de respuestas inmunitarias para evitar la enfermedad grave: por un lado se producen anticuerpos neutralizantes que bloquean la unión del virus a células no infectadas y por otro lado se activa una respuesta inmune mediada por células T citotóxicas, que son las encargadas de destruir las células infectadas por el virus. En algunas circunstancias, la destrucción de células infectadas puede adoptar características inmunopatológicas, agravando la sintomatología de infección. En los últimos años, se han publicado diversas observaciones que han aumentado la preocupación sobre estos aspectos, al comprobarse que algunas vacunas de la gripe diseñadas para aumentar la respuesta inmunitaria T citotóxica pueden dar manifestaciones inmunopatológicas, como seguidamente describiremos.

La dosis infecciosa en la infección por el virus de la gripe, habitualmente es muy baja, con excepción del virus H5N1 que es particularmente alta, esto se debe a que los receptores para el virus se encuentran principalmente en la vía respiratoria inferior, en lugar de encontrarse en la vía respiratoria superior, como es habitual en los restantes virus gripales, la consecuencia clínica de este hecho es que se produce frecuentemente neumonía desde el inicio del cuadro. Ensayos clínicos controlados realizados en humanos han estudiado la liberación intranasal de altas dosis de virus de la gripe estacional que estimulan la respuesta celular T y no han encontrado relación con manifestaciones inmunopatológicas (1). Tras la vacunación frente a la gripe pandémica en 2009, se comenzaron a registrar casos de narcolepsia que afectaban con mas frecuencia a niños de los países del norte de Europa (en especial Finlandia), vacunados con la vacuna pandemrix. Se trata de una vacuna frente a H1N1 adyuvada con ASO3. La narcolepsia se caracteriza por la presencia de excesiva somnolencia diurna y parálisis, se relaciona con un trastorno autoinmune y la presencia de HLA DQB1*06:02. Desde el punto de vista histopatológico se produce una degradación neuronal en el hipotálamo lateral. La pérdida de neuronas productoras de hipocretina, origina bajos niveles de hipocretina-1 en LCR, que es la base bioquímica para el diagnóstico de narcolepsia, junto con el estudio genético para el HLA DQB1*06:02.

Antes del uso de pandenrix, un gran número de niños presentaban narcolepsia tras infecciones gripales o estreptocócicas. El HLA DQB1*06:02 esta presente en 15-25% de la población y es notoriamente mas frecuente en el norte de Europa. La narcolepsia se observa en 25-50/100.000 habitantes-año, se observa generalmente durante la infancia y adolescencia. El uso de la vacuna adyuvada en el norte de Europa parece haber precipitado un aumento de los casos de narcolepsia en una población predispuesta. En concreto, en Finlandia se diagnosticaron 54 casos de narcolepsia en 2010, lo que supone un aumento de 17 veces sobre los años precedentes (2).

“Si queremos fomentar la vacunación anti gripal, sobre todo en niños, debemos informar que de forma infrecuente, la vacunación frente a la gripe puede originar narcolepsia”

Tiene interés destacar que la sóla infección gripal puede desencadenar narcolepsia en personas predispuestas y que la vacunación antigripal adyuvada con ASO3 de pandemrix no hace sino amplificar la respuesta inmunopatológica que también podría originarse durante una infección por el virus nativo (1). Vale la pena incidir en la necesidad de continuar los programas de vacunación antigripal, especialmente en poblaciones de riesgo, ya que el riesgo derivado de una infección gripal en estas poblaciones es mayor que el derivado de la posibilidad de desarrollar narcolepsia.

REFERENCIAS

   (1)   Gilbert SC. Influenza vaccines and immunopathology. Expert Rev Vaccines 2012 Aug;11(8):873-5.

  (2)   Melen K, Partinen M, Tynell J, Sillanpaa M, Himanen SL, Saarenpaa-Heikkila O, et al. No Serological Evidence of Influenza A H1N1pdm09 Virus Infection as a Contributing Factor in Childhood Narcolepsy after Pandemrix Vaccination Campaign in Finland. PLoS ONE 2013;8(8):e68402.

 

Vacunas terapéuticas y preventivas contra el VIH

El Dr. José María Gatell, Jefe del Servicio de Enfermedades Infecciosas del Hospital Clinic de Barcelona, Catedrático en Medicina, Co-Director del proyecto HIVACAT y uno de los máximos representantes en investigación de VIH a nivel internacional, presentará algunas de las cuestiones más novedosas sobre VIH/SIDA. Dentro del Simposium  Avances en el desarrollo de nuevas vacunas que tendrá lugar en las X Jornadas de Actualización en vacunas de Almeria, el Dr. Josep M Gatell Artigas hablará de “Vacunas terapéuticas y preventivas contra el VIH: una visión clínica”. 

Página 4 de 12« Primera...23456...10...Última »

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies