¿Quién era Balmis?

El Dr. Francisco Xavier de Balmis y Berenguer nació en Alicante en el año 1.753, falleciendo en 1.819. Se trata de un personaje universal del que la humanidad debe enorgullecerse por su vida dedicada a la medicina y por ser pionero en el estudio de las aplicaciones de la vacuna, en particular de la viruela, considerada una de las enfermedades que más muertes ha causado a los hombres.

La Real ExpediciónFilantrópica dela Vacunale convierte en el héroe de una gesta que es reconocida como un hito en la historia de la medicina, y por los pueblos hispanoamericanos como la acción mas importante realizada por España en la colonización de los pueblos descubiertos por Colón, difundiendo la vacuna frente a la viruela no sólo en América sino también en Filipinas, Goa, China y Santa Elena.

En el siglo XVIII la viruela era considerada una enfermedad con un importante componente social, ya que cursaba con elevadas cifras de morbi-mortalidad, tenía una importante repercusión laboral y al mismo tiempo creaba una extraordinaria alarma social. Como consecuencia de los estragos que la viruela producía en los territorios de ultramar dela Coronade España, el rey Carlos IV, que había perdido un hijo como consecuencia de la viruela, emitió un edicto en el que anunciaba la formación de una expedición con la misión de vacunar gratuitamente a la población, enseñar a preparar la vacuna en los dominios de ultramar y organizar juntas municipales para llevar a cabo un registro y mantener suero para vacunaciones futuras. Esta expedición fue dirigida por el Dr. Francisco Xavier Balmis, siendo vicedirector el Dr. José Salvany y partió del puerto deLa Coruñael 30 de noviembre de 1803 en la corbeta María Pita. Este viaje constituye una de las empresas de salud pública más extraordinarias de toda la historia de la humanidad. La expedición llevaba a bordo 22 niños de la casa de Expósitos deLa Coruñay la vacuna se mantenía por inoculaciones de brazo a brazo entre los niños. Asimismo Balmis llevaba miles de ejemplares de un tratado en el cuál se recogía cómo se debía vacunar y cómo había que conservar el suero. La expedición llegó a Puerto Rico, pasando después a Venezuela, desde donde se divide en dos grupos, uno dirigido por Salvany, que extiende la vacunación por Sudamérica, y otro dirigido por Balmis, que se dirige a Cuba, extendiendo la vacuna por Méjico y posteriormente Filipinas, Macao y Cantón, regresando a Madrid en junio de 1806 tras sufrir múltiples penalidades y muchas incomprensiones.

El Dr. Balmis era un hombre muy bien formado intelectualmente, de talante optimista y de espíritu en extremo activo. Afrontaba el peligro con valentía y su mira era siempre el bien de los demás. Por tanto su elección por el Rey Carlos IV como director de la expedición vacunal no fue a voleo ni consecuencia de la adulación o la influencia. Por el contrario, en su persona coincidían las mejores dotes de organización y mando, además de haber dedicado más de 50 años a la sanidad y haber estado en América en repetidas ocasiones. Se dice de él que era demasiado impulsivo cuando veía en las autoridades locales actitudes de indiferencia y relajo ante algo que para él era tan esencial como la propagación de la vacuna en los territorios hispanos de Ultramar, a los que consagró más de media vida.

En el año 2.003 se celebró en España el bicentenario de la expedición dirigida por Balmis, formándose una comisión nacional para difundir y celebrar este evento. La hazaña vivida por los componentes de esta expedición puede considerarse como la primera acción de cooperación sanitaria internacional llevada a cabo por nuestro país y fue el primer gran paso en la erradicación de la viruela en el mundo.

2 thoughts on “¿Quién era Balmis?

  • 17 febrero, 2016 at 12:41
    Permalink

    Balmis, hombre extraordinario para una epopeya única. Nadie lo conoce y tendría que estudiarse en las escuelas de toda España. Acabo de leer que van a hacer una película. Ojala que triunfe y ayude a divulgar la historia de este médico y lo que hizo por toda la humanidad.

    Reply
  • 13 diciembre, 2016 at 22:41
    Permalink

    Balmis, merecedor mucho más que de un premio Nobel, no sólo por su contribución científica sino también por su tesón y trabajo

    Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies