Respuesta de una vacuna contra la cocaína

La dependencia a la cocaína tiene un impacto social y económico, nada desdeñable. La adición a la cocaína tiene una fuerte base genética, con una vulnerabilidad al desarrollo de adición próximo al 72%. Un reciente estudio con una vacuna de cocaína, muestra que el 40% de los pacientes activamente vacunados producen niveles de anticuerpos suficientes (por encima de 40 mcg/ml) para bloquear la mayoría de las dosis de cocaína, esos sujetos tienen significativamente menos cocaína en orina que los que reciben placebo. La mitad de los pacientes que tienen niveles mas bajos de anticuerpos pueden bloquear al menos una de cada dos dosis de cocaína inhalada. De cualquier forma, aun en los casos con niveles mas bajos se puede prevenir la dependencia tanto tras un uso repetido como tras una dosis aislada.

cocaLa mayoría de los consumidores de cocaína pueden simplemente utilizar una dosis mas alta si no obtienen ningún efecto con la dosis inicial y muchos de esos consumidores desarrollan efectos paranoides como reacción adversa a la cocaína. Estas reacciones adversas parecen estar relacionadas con un polimorfismo genético en el gen de la beta-dopamina-hidroxilasa (BDH) que induce bajos niveles de beta-dopamina hidroxilasa. En estos pacientes la vacunación y la indución incluso de bajos niveles de anticuerpos podrían prevenir los efectos adversos derivados del uso recurrente de cocaína. Kosten T.R. y cols. (1), plantean la hipótesis de que los sujetos portadores del alelo que determina niveles mas bajos de BDH podrían obtener mas beneficio de esta estrategia de vacunación. Estos autores realizan un ensayo clínico aleatorizado y doble ciego en 114 sujetos que cumplen criterios de dependencia de dopamina, a los que se realiza un estudios de genotipado para el alelo BDH. Se determinan igualmente los niveles de IgG anticocaína. Los autores observan que el polimorfismo en el gen BDH se asoció con niveles mas bajos de BDH y con una mejoría en los niveles de cocaína en orina en el grupo vacunado. En el grupo que recibe placebo no se observan diferencias entre los diferentes grupos de genotipo. Los resultados de los autores son consistentes con la circunstancia de que el polimorfismo genético con bajos niveles de BDH se asocian con mas paranoia con el uso de cocaína, en tanto los pacientes vacunados presentan disminución en los niveles urinarios de cocaína y menos episodios de paranoia.

Dr. José Uberos

Hospital Clínico San Cecilio, Granada

REFERENCIAS

  (1)   Kosten TR, Domingo CB, Hamon SC, Nielsen DA. DBH gene as predictor of response in a cocaine vaccine clinical trial. Neuroscience Letters 2013. In press.

 

 

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies